EL LENGUAJE DE NUESTRO CUERPO

Poner atención a nuestros síntomas es la clave para entender lo que está pasando en nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo nos “habla” a través de los síntomas. Algunos síntomas pueden ser bastante obvios, mientras que otros son tan sutiles que los podríamos considerar como funciones normales de nuestro cuerpo. De cualquier manera, los síntomas son sinfonías que el cuerpo compone para llamar nuestra atención.mail.google.com

Nuestro cuerpo habla solo cuando es necesario, y los síntomas son la manera en que nos dice: “No quiero esto en mí por más tiempo”, o “No estoy contento con la manera en que me estás tratando”. Nuestro cuerpo nos ama, se comunica para ayudarnos a darnos cuenta de que estamos en peligro. Los síntomas son regalos que vienen envueltos en un papel muy extraño. Ya sea que consistan en dolores de cabeza, de estómago, diarrea, nauseas, cansancio, dolor de espalda, depresión, pánico, ansiedad, inflamación o cáncer, los síntomas son la manera en que nuestro cuerpo nos dice: “Estoy fuera de equilibrio”.

Estos desequilibrios pueden ser emocionales, estructurales, bioquímicos o espirituales. Cuando indiscriminadamente tomamos un medicamento para tratar un síntoma, básicamente le estamos diciendo a nuestro cuerpo que “se calle”, disminuyendo así su capacidad de sanarse. Tomarse una pastilla para tratar cualquier síntoma, sin tratar la verdadera causa, inhibe la capacidad natural del cuerpo de sanarse a sí mismo. Es como quitarle las pilas a un detector de incendios. Sin las pilas, la alarma no podrá avisarnos que estamos en peligro. Todavía peor, el problema aumenta, ya que al enmascarar los síntomas, estamos quitándole a nuestro cuerpo su capacidad de advertirnos cuando hay peligro.

Las emociones pueden definirse como la energía que nos mueve. Considerando que la energía siempre está en movimiento, cuando nos desconectamos o negamos nuestras emociones, esa energía toma un sentido equivocado que a menudo nos mantiene atorados en un laberinto. Síntomas recurrentes y tensión crónica son señales de advertencia de que las emociones están atrapadas dentro de nuestro subconsciente.

Los síntomas comienzan mucho antes de que seamos conscientes de ellos. Generalmente se inician como una sensación de incomodidad. Cuando los ignoramos, ese sentimiento de incomodidad, o sea, la emoción que hemos negado o de la cual nos hemos desconectado, se manifiesta en el cuerpo como un desequilibrio. Esto nos lleva a estancamientos o fugas de nuestra fuerza de vida, lo cual resulta en síntomas. Si no hacemos caso, el desequilibrio se convierte en un patrón de enfermedad, y eventualmente devastará nuestro cuerpo en todos los niveles.

El paradigma actual de la industria médica es suprimir los síntomas. Para cada síntoma, el médico receta un medicamento. Sin embargo, actualmente las enfermedades crónicas están en un nivel muy alto, y muy poca gente está sanando. La hipertensión, la diabetes y la obesidad son muy comunes en todas las edades. Ningún medicamento en el mercado cura actualmente estas enfermedades. La insulina, por ejemplo, no cura la diabetes. Y los doctores nunca dicen que la quimioterapia, la radiación o la cirugía curan el cáncer, en su lugar, dicen que el cáncer está en “remisión”

Por supuesto, la intención de los médicos es aliviar los síntomas y ayudar a la gente a sentirse bien. Muchos de los medicamentos, sin embargo, tienen lo que conocemos como “efectos secundarios”. Pero en realidad no se trata de efectos secundarios, sino de efectos directos causados por los medicamentos, los cuales crean síntomas adicionales, para los cuales generalmente recetan otros medicamentos. En ese punto, estaríamos tomando medicamentos adicionales para suprimir los síntomas ocasionados por el medicamento original. El ciclo está fuera de control. ¿Qué pasa mientras tanto? Al no escuchar lo que nuestro cuerpo nos estaba diciendo en primer lugar, lo hemos hecho más débil y más vulnerable.

Solo tenemos que recordar que nadie sabe más acerca de nosotros que nosotros mismos. Nadie ve la vida a través de nuestros ojos, escucha a través de nuestros oídos, huele a través de nuestra nariz, saborea a través de nuestra boca, siente a través de nuestra piel, o está consciente de nuestras intenciones, más que nosotros mismos. Una vez que reconocemos el hecho de que el estado natural de nuestro cuerpo es la salud, nunca más veremos un síntoma de la misma manera. Como dijo el Juez Oliver Wendell Holmes: “La mente del hombre, una vez ensanchada por una nueva idea, nunca jamás recupera sus dimensiones originales.” Una vez que sabemos algo, lo sabemos para siempre, y eso significa que debemos ser auténticos en como vivimos nuestra vida.

Todos poseemos el poder y la habilidad para sanar. No importa que tan seria sea la enfermedad o cuan catastrófica la situación, nuestro cuerpo tiene la capacidad milagrosa de regenerarse, rejuvenecer y sanarse a sí mismo. Pero es necesario que tomemos la decisión y la responsabilidad total de sanarnos y vivir la vida extraordinaria que tanto deseamos

Anuncios

4 comentarios sobre “EL LENGUAJE DE NUESTRO CUERPO

  1. Pretty cool post. I just found your site and wanted to say
    that I’ve really liked reading your blog posts. Anyway
    I’ll be subscribing to your blog and I hope you post again soon!

  2. Hola Preciosa, no tenemos idea de lo maravilloso y extraordinario que es nuestro cuerpo, Dios lo creó perfecto y no sabemos escucharlo. Gracias por estas enseñanzas que debemos poner en práctica.
    Abrazos.

    1. Más abrazos para ti Fernando y gracias por tu comentario
      Me llena de alegría saber que visitas la página, esta llenita de mucho amor para ustedes
      María Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s