COMPARTIENDO

Mis queridos amigas y amigos, deseo compartir lo que se publica a continuación, es una hermosa y contundente reflexión a realizar en estos meses, ¿verdad?

Va con todo mi amor en la Luz

Estimada Maria Elena:

Estamos entrando a la estación de la cosecha, en la que recogemos el fruto de nuestro trabajo. Es un momento natural para sentir gratitud. Pero aún cuando no hay cosecha evidente, cuando parece que las cosas no van bien, si logro sentir gratitud por algo, sé que estoy conectándome a una energía poderosa y sanadora. De hecho, la gratitud y el amor vibran a niveles muy similares; yo las siento casi iguales.

Ya he escrito sobre las bendiciones ocultas y la gratitud puede ser una gran ayuda en encontrarlas. Cuando me enfrenté a desafíos inesperados este verano, enfocarme en la gratitud que siento por los elementos más básicos de mi vida, por el aire que respiro sin esfuerzo y el amor que recibo de mis hijos, me aumentó las vibraciones lo suficiente para darme cuenta que hasta siento profunda gratitud por esos mismos desafíos, por sus lecciones y las bendiciones que me trajeron (y, en ocasiones, me forzaron a recibir) y, especialmente, por la oportunidad de alinear de nuevo mi vida con mi Ser Verdadero Sagrado. Tomar conciencia de esa forma me facilitó muchísimo hacer lo que tenía que hacer, y, encima, ¡pude sentir aprecio por hacerlo! Además, me permitió una nueva apertura a reconocer las  “coincidencias” y todos los regalos que la vida me ofrece a medida que viajo por mi camino. Con la gratitud, entre más la siento, más crece, y con ella, vienen más y mayores bendiciones.

CAMBIA LA ENERGÍA NEGATIVA CON GRATITUD

Mikao Usui, el fundador del Reiki, nos dejó cinco preceptos que él llamaba el “secreto para invitar bendiciones, medicina espiritual para la enfermedad”. Dos de esos preceptos tienen que ver con no sentir enojo o preocupación. El tercero se traduce del japonés así “Solo por hoy doy gracias por mis muchas bendiciones”. Resulta que este Último principio es una herramienta para seguir las primeras.

Amy Z. Rowland en Reiki  News Magazine, dice:

“Podemos «entrar» en un estado de gratitud en cualquier momento, en cualquier sitio. Es un santuario interno. Cualquiera que sea la dificultad que enfrentemos, cualquiera que sea el reto que nos confronte, podemos elegir, como acto de voluntad propia, enfocarnos en las dificultades o los retos o reflexionar sobre las bendiciones de nuestra vida. Cuando nos replegamos de el enojo o nos alejamos de la preocupación y nos movemos hacia la gratitud, podemos hacer el cambio en un instante, como si cruzáramos el umbral de una sinagoga, una mezquita o una iglesia; o podemos viajar por un camino en espiral, lentamente centrándonos, poniendo a un lado un pensamiento temeroso, distraído tras otro para elegir, por el contrario, un pensamiento positivo, de aprecio, que revalida la vida. De esta forma gradual podemos centrarnos y abrirnos a la alegría. Esta práctica diaria es sencilla, fácil y reconfortante, porque nos despierta la conciencia de nuestra conexión con la Fuente e inspira mayor reverencia por la vida.

Cuando elegimos enfocarnos en lo positivo y sentir aprecio, desplazamos la energía mental y emocional de los problemas. Esta relajación puede permitir que surjan soluciones, pero también invita algo que podemos valorar aún más: el flujo sanador de la energía Reiki.”

Aún sin la bendición del Reiki, elegir gratitud cuando nos encontramos enfocándonos en el enojo, la preocupación o el miedo aumenta nuestras vibraciones y las saca de la negatividad. Así que una forma de responder cuando confrontes la dificultad, el enojo o la frustración, es inhalar pensando en cosas por las que sientes agradecimiento, sintiendo que la gratitud crece en el centro de tu pecho con cada inhalación, y sintiendo que se asienta allí cuando sueltas el aire. Si tienes Reiki, nota el flujo en tus manos cuando lo hagas y permite que la energía te sane. Si no tienes Reiki (nunca es tarde para aprender), continúa haciendo el ejercicio hasta que tu energía cambia a una de bienestar, paz y alegría

Ya que estoy escribiendo sobre gratitud, quiero tomar un momento para reconocerte a ti, Maria Elena, porque es al pensar en ti, en trabajar y escribir para ti, que recuerdo mi propósito y la alegría que siento al proporcionarte con herramientas y destrezas que te permitan ser autosuficiente en tu camino hacia tu Ser Verdadero, para desarrollar una vida auténtica y profundamente plena. ¡Gracias por inspirarme de esta forma!

Deseándote paz, alegría y muchas causas para sentir gratitud,
Andrea Friedmann, RMT
VIBRATIONS, Reiki Touch
andrea@vibrationsreikitouch.com
t:773/338-7890
f:815/642-0087



Anuncios

4 comentarios sobre “COMPARTIENDO

  1. Queridísima Mane
    Gracias por compartir tan sabias palabras. Las estoy reconociendo porque también la vida me ha llevado a practicarlas y desde entonces ha habido un cambio sustancialmente positivo en mi calidad de vida. Las compartiré con algunas personas a quienes le servirá de mucho leerlas…
    Un abrazo. Chely

    1. Chely!!!!!! Hola hola……………….se agradecen mucho tus palabras, esta página la amo simplemente la amo, siento quiero y deseo sea de todas y todos.
      Feliz que la compartas, ojala con mucha gente
      Abrazos amiga y nos veremos para diciembre.
      María Elena

    1. Si Claudia, me han encantado tus escritos………………muy sentidos..muy palpable…………………te re quiero
      María Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s