Mira el mar

Siente la inmensidad de sus aguas… su ilimitada presencia… su potencial de vida….

Observa ahora una ola, se forma de repente y solo puede fluir con las corrientes, a veces recorre kilómetros, a veces metros…

Observa como esta ola llega a la orilla y deshace su forma rompiendo… Estalla…esparce el agua que le dio forma y regresa a casa, se funde de nuevo con el mar que siempre ha sido…
Ahora ha vuelto a su esencia. Fue, es y será otra vez inmensa, infinita…

Tú sabes que esta ola no es más que el mar, pero imagínala por un momento intentado evitar su “fin” en la orilla, imagina que empieza a luchar para detener su recorrido, intenta a toda costa, pero sin resultado, parar la corriente que la empuja por el gran temor que siente a desaparecer, a extinguirse por siempre, con que terror y dramatismo vive, con que angustia se acerca al inevitable final… A ese final que se ha inventado con su ilimitada conciencia de quién es… ¡Pobre de mí! ¡La muerte me espera! ¡Con tantos kilómetros que aún podría recorrer!…

Con que ternura la vería el mar, consciente de que lo único que da forma a la ola es el abundante agua de la que él le provee… sentiría sin duda que la ola no experimente su grandeza al permitir el eterno movimiento del mar y con él la vida que gesta…

Así es el paso del ser humano por este mundo, el cuerpo, la mente y las emociones, nos dan la forma de ola, la conciencia de lo que creemos ser y así vivimos en la ignorancia de lo que somos en realidad. Luchamos contra corriente esquivando una muerte que no existe, pretendemos ignorarla por todos los medios… lamentamos nuestro fin cuando acompañamos la muerte de alguien cercano viviéndola como una tragedia como un drama absoluto!!… Con que ternura nos vería el mar…

Somos efímeros en forma y eternos en contenido…

Identifícate con la ola y tu vida será un intento contracorriente de no extinguir la única parte que conoces de ti mismo… sin embargo esa es la única parte que te limita, que te hace olvidar tu grandeza; solo el hecho de tu existencia hace que la VIDA prevalezca… imagina que el mar no tiene olas, no sería más que un enorme pozo de agua estancada que terminaría pudriéndose… Hoy eres una ola y entonces mueres y temes morir, y después naces y temes nacer…

Ahora sonríe despacito… Identifícate con el mar… Siente tu inmensidad, tu grandeza… Eres eterno, infinito!! Sonríe con alegría porque solo la risa disipa la ignorancia y deja el vacío necesario para que tu conciencia se amplíe, ríete de la pobre ola que creíste ser porque en realidad ¡¡Tú eres el mar!!

Permite que ocurra… Tú eres el mar y vivirás eternamente en cada una de las olas a las que des forma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s