La importancia del sueño

Foto 1

Son muchos los especialistas que aseguran que el sueño (el acto de dormir) es de suma importancia para la vida de cualquier ser humano. A través de éste se recuperan energías y, además, es el momento en que se procesa toda la información recopilada durante el día. Dormir es y ha sido siempre la actividad que más tiempo demanda a lo largo de nuestras vidas (aproximadamente el 35%).

Al dormir, el organismo entra en un estado de reposo uniforme. Éste se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración, latidos del corazón) y por una respuesta menor ante los estímulos externos.

Hasta hoy, se han realizado cientos de estudios científicos para tratar de desentrañar los misterios de la actividad cerebral durante el período de sueño y, gracias a éstos, se ha descubierto la existencia de fases definidas en el mismo.

Foto 2

El sueño, a manera general, está conformado por dos grandes períodos llamados no-REM (sueño lento) y REM (Movimiento ocular rápido). Cada uno tiene sus propias particularidades y fases:

  • En el sueño no-REM la persona —a lo largo de cuatro etapas— experimenta la transición de la vigilia al sueño ligero; luego, inicia el sueño propiamente dicho y, subsecuentemente, entra en un sueño profundo. Durante esta fase, el tono muscular es débil y la frecuencia cardíaca y respiratoria disminuyen.
  • El sueño REM ocupa aproximadamente el 20% del tiempo total que un adulto duerme, aunque varía con la edad y es mayor en los niños. Se caracteriza por un movimiento rápido de los ojos, una abolición completa del tono muscular y una aceleración irregular de la frecuencia respiratoria y del pulso.

Se ha comprobado que puede haber sueños en cualquiera de las fases del dormir humano. Sin embargo, los más elaborados y recordados son los que se producen en la fase REM, es decir, en el último tramo del ciclo del sueño.

Conocido esto, es de suma importancia respetar el tiempo de descanso (de 7 a 8 horas diarias) pues, de lo contrario, pueden presentarse trastornos físicos y psíquicos que afectan el desempeño del individuo. Tal es así, que cada día aumentan las personas que acuden al médico creyendo sufrir un trastorno, cuando en realidad, solo les hace falta dormir lo suficiente. En el caso de los niños, al tener más actividad que los adultos, necesitan más tiempo para recuperar las energías perdidas.

A la falta de sueño también se la relaciona con el riesgo de sufrir obesidad, depresión, mal humor, problemas cardíacos y diabetes. El sueño es una necesidad básica que le permite al cuerpo descansar física y mentalmente. Durante este período, el organismo sigue funcionando de distinta manera, recupera y procesa información valiosa que quizá olvidó cuando estaba despierto.

Foto 3

Personalmente, antes de tomar cualquier pastilla o fármaco que intoxique mi cuerpo y ataque sólo a la reacción, prefiero utilizar un método no invasivo y que además ataque la causa del mal (en este caso del insomnio) directamente, en vez del efecto. El Reiki cumple con todos estos requisitos, y mejor que efectivo, vas a disfrutar recibiéndolo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s