La Depresión y Reiki

images

A corto plazo, Reiki “recarga las pilas” del paciente y como tratamiento inicial de emergencia es sumamente eficaz. Esto es debido a que una depresión suele tener como resultado una bajada de los niveles energéticos de la persona.

Una persona deprimida se siente cansada, baja en energías, sin ganas de afrontar el mundo. Reiki canaliza la energía que nos rodea hacia el paciente, aumentando su fuerza personal y sus ganas de vivir y seguir luchando. Al mismo tiempo nos equilibra, permitiéndonos visualizar nuestros problemas en un marco más realista.

A largo plazo, Reiki empieza a trabajar con la causa del problema y no solo los síntomas. Aún cuando la causa parece estar fuera de nuestro control, Reiki nos ayuda a cambiar nuestra actitud hacia esa causa.
Tipos de depresión

Para depresiones en adolescentes, por ejemplo, en la mayoría de los casos no hay una “causa” concreta, es simplemente la manera que ese adolescente tiene de ver la vida. Cambiando su actitud hacia la vida, se elimina la depresión.

En casos de depresión durante el embarazo, post parto y post operatorio, por ejemplo, el paciente se suele encontrar cansado y con poca fuerza. De nuevo, Reiki actúa subiendo los niveles energéticos de la persona. Con un tratamiento de 4 sesiones, normalmente es suficiente para superar las depresiones causadas por estos acontecimientos tan cruciales.

Cuando la depresión es causada por dolor crónico, Reiki ejerce una doble función. Todos hemos tenido la experiencia de sentirnos debilitados a causa de un dolor crónico, aunque solo sea un dolor de muelas. Primero, Reiki actúa sobre el dolor en sí, (ver dolor) y segundo, sube el nivel energético de la persona debilitada.

En casos de pacientes con VIH, (SIDA) se ha comprobado que Reiki como un tratamiento complementario es muy eficaz para aumentar el sistema defensivo del paciente mediante una combinación de mejora física y psicológica; el paciente se siente más fuerte, más capacitado para luchar contra la infección.

Síntomas de depresión
Insomnio: Reiki produce una gran relajación durante y después de la sesión. La mayoría de los pacientes duermen profundamente después de recibir una sesión de Reiki.
Ansiedad: Por una parte, Reiki equilibra nuestro sistema energético, ayudando a eliminar esa sensación de ansiedad causada por un desequilibrio en nuestro ser. Por otra parte, Reiki cambia nuestra manera de afrontar nuestros problemas y nos permite abordar los desafíos de la vida desde un punto de vista positivo; dejamos de intentar resolver problemas con “dosis de ansiedad”.
Cansancio: Como ya hemos mencionado, Reiki sube nuestros niveles energéticos para disminuir el cansancio. Esto a su vez aumenta la capacidad para superar la depresión.

Aún cuando se considera una depresión como un síntoma de otra patología (enfermedad, adolescencia, menopausia etc.) Reiki funciona. Ayuda al paciente con el síntoma y al mismo tiempo trabaja sobre la causa.

Reiki funciona de forma independiente de las creencias del paciente y su capacidad de tratar su propia dolencia. Cuando recibes Reiki, no necesitas hacer nada, ¡Reiki lo hace todo! Y cuando aprendes Reiki, empiezas el camino hacia crear tu propia felicidad.
Desde página John Curtin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s