Especialmente dedicado a los Reikistas

flores_y_velas

Una hora de Amor Incondicional
La mayoría de los practicantes de Reiki saben que la energía Reiki, aparte de sanar y curar nuestro cuerpo, lo hace además con nuestra vida, siendo las mejoras impresionantes.
También se sabe que, igual que las demás herramientas de sanación y desarrollo personal, el Reiki sólo funciona si se utiliza de manera constante. Como el comer y el dormir: a nadie se le ocurriría, por ejemplo, comer normalmente una semana y pensar que no necesitaría hacerlo más durante varios meses. Así que, no se puede utilizar el Reiki sólo un tiempo y luego pensar que es suficiente. Ya que gastamos diariamente grandes cantidades de energía, necesitamos cargarnos de esta energía en la misma medida. Nuestro cuerpo es un poco como el depósito de gasolina del coche: hay que repostar regularmente.
Por eso el aspecto más importante del Reiki es el autotratamiento.
Un autotratamiento diario nos permite establecer poco a poco un equilibrio en nuestro organismo, un bienestar permanente a todos los niveles: físico, mental y emocional.
Para aprovechar al máximo la energía Reiki, se necesita hasta una hora todos los días.
Muchos consideran que una hora es demasiado y que no tienen tanto tiempo libre todos los días. Pero no se trata de tener tiempo libre sino de encontrar una hora para sí mismo. Los que no llegan a encontrarla viven según una idea equivocada: “de las 24 horas del día, yo no me merezco ni una, sólo para mí”.
Estas personas tienen el nivel de autoestima muy bajo. Por eso no aprovechan la ayuda que les proporciona el Reiki, encontrando siempre una excusa.
Lo que pasa es que, inconscientemente, saboteamos nuestra propia sanación porque pensamos que no merecemos estar sanos, sentirnos y vivir bien.
Los hombres encuentran esta hora mas fácilmente, mientras que las mujeres, generalmente, afirman que les es imposible quedarse “sin hacer nada” durante tanto tiempo.
La explicación es que, por educación, las mujeres están acostumbradas a dar mucho a los demás (comprensión, amor, apoyo, etc.), olvidando darse un poco a sí mismas también. En vez de criticar “el egoísmo” del hombre (que no lo es), vendría mejor aprender un poco de ellos, no de ser egoístas, sino aprender a pensar más en sí misma.
Y todos necesitamos aprender a pensar que merecemos por lo menos tanto amor como damos a los demás.
Una vez iniciados en el Reiki es “absolutamente necesario” tratarnos. La hora empleada para darnos un tratamiento de Reiki es el regalo que nos ofrecemos a nosotros mismos, el regalo que nos va hacer sentirnos mejor, con más energía, más fuerza, cada vez más sanos.
Esta hora de autotratamiento no es tiempo perdido, al contrario. Si sólo pensamos que una hora de Reiki corresponde cualitativamente a 3 – 4 horas de sueño, merece la pena, ¿no? (Naturalmente, no se trata de reemplazar el sueño, sino utilizar el Reiki, en este caso, como complemento, y los resultados no se harán esperar demasiado tiempo.)
Hay que saber que tampoco pasa nada si no nos damos los autotratamientos verdaderamente todos los días. Perseverancia sí, rigidez, no. Simplemente hay que guiarse por una regla: los días con tratamiento tienen que ser en mayor número que los días sin él.
Es importante acostumbrarse desde el principio a darse un autotratamiento diario a pesar de que nos cueste hacerlo. Nuestro pequeño “saboteador inconsciente” trabaja duramente para seguir teniendo el control. Detesta los cambios y, por eso, detesta todas las técnicas o métodos que podrían ayudarnos a desarrollar y mejorar nuestra vida. Está siempre allí, susurrando que podemos empezar mañana u otro día, día que nunca llega. Y le da igual si se trata de un tratamiento de Reiki, de una dieta, de un programa de ejercicios físicos, o de un cursillo importante.
En esta “lucha” con el “saboteador” podemos llegar a sentir el autotratamiento como una obligación. Pero, ya que la vida está llena de obligaciones, no hace falta añadir otra más. La meta es, pues, llegar a sentir (y entender) cómo el tratamiento de Reiki proporciona a todo nuestro ser TRANQUILIDAD, PAZ, AMOR, SALUD.
El Reiki es, ante todo, Amor Incondicional. Ya es hora de cambiar nuestros esquemas mentales y ofrecernos una hora de Amor Incondicional al día.
Cada uno es libre de decidir si se merece, o no, un regalo diario que pide una hora para ofrecérselo y una vida para disfrutarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s