4 formas de entrar al mundo de la meditación y el bienestar interno

Desde hace décadas, la cultura oriental ha estado ganando seguidores en occidente. Hoy vemos que miles de personas practican yoga, hay centros budistas en todos lados y la gente acepta con más facilidad la espiritualidad de las religiones de oriente que la moralidad tradicional propia de América.

Fue durante la primera mitad del siglo XX que intelectuales de todo el continente, pero sobre todo de Estados Unidos, recorrieron países asiáticos en busca de iluminación y trajeron consigo nuevas forma de entender el cuerpo, espíritu y la vida en general. A partir de entonces solo ha crecido su aceptación y si tú también quieres adentrarte en un mundo de bienestar, puedes hacerlo poco a poco.

Aquí conocerás 4 formas de entrar al mundo de la meditación y el bienestar interno.

1. “Los vagabundos del Dharma” – Jack Kerouac

Uno de los escritores más importantes del siglo XX escribió acerca de su experiencia con el poeta y amante de la cultura japonesa (y por lo tanto del budismo) Gary Snyder, quien es uno de los principales exponentes del budismo en América.

Snyder logró conseguir los más altos rangos que un extranjero podía obtener en escuelas budistas japonesas y durante décadas ha fomentado la espiritualidad oriental en occidente. Este libro es una buena forma de entender la cultura budista a través de los ojos de un occidental y así poco a poco descubrir más.

2. Siddhartha – Hermann Hesse

A través de los ojos de un occidental, la novela narra la búsqueda de Siddhartha para llegar a la sabiduría. Hoy es muy fácil encontrar la historia de la religión budista, pero en la época de Hesse, muchos conocieron esa cultura a través de esta novela.

Un tratado literario impresionante, pero también un camino para comprender las diferencias entre el pensamiento espiritual y el material. Hesse tomó muchas libertades, pero sin duda leer su novela te dejará con un profundo sentimiento de introspección que muchas veces es lo que la meditación hace.

3. Meditación para principiantes

A partir de los textos anteriores, la cultura budista se ha masificado y aunque mucha gente cree que es una ofensa, la realidad es que ha ayudado a millones gracias a su accesibilidad. Los videos de meditación y las guías para comenzar a hacerlo son una gran forma de cambiar tu vida, un día a la vez.

Es importante saber que la paciencia es clave. Tal vez al principio no puedas meditar, y luego lo logres solo por cinco minutos. Llegar a 30 minutos diarios, que es lo que muchos recomiendan, requiere de esfuerzo y disciplina, pero es posible.

4. Visita un centro budista

Conocer más acerca del tema de los verdaderos expertos es lo mejor que puedes hacer. Habla con verdaderos budistas y derrumba los mitos que tenías fundamentados sobre ellos. Los practicantes del budismo suelen ser muy abiertos y están dispuestos a ayudarte a liberar la tensión y la negatividad que vive en ti de la mejor manera.

Entrar en el mundo del budismo y la meditación es cada vez más sencillo y los cambios siempre son positivos. No tienes que convertirte en un creyente, mientras respetes las creencias y adoptes una postura flexible siempre serás bienvenido en esa comunidad.

Anuncios

INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS REVELAN QUE EL CORAZÓN HUMANO POSEE UNA ‘MENTE’ CUÁNTICA

Al yuxtaponer la engañosa perspectiva científica moderna del corazón como mera bomba de sangre, con la versión histórica del corazón como símbolo del amor y centro de sabiduría innata y carácter humano, es fácil darse cuenta que clichés como “te amo con todo mi corazón” o “mi corazón reboza de alegría” son sabias referencias poéticas de verdades ancestrales que el paradigma cuántico de la energía está desvelando y ya ha comprobado biológica y científicamente. A grado tal que la relevancia del corazón como el órgano más importante del cuerpo está siendo reivindicado incluso por sobre el cerebro humano.
El corazón: órgano de la verdad humana
Mucha gente piensa que el corazón es sólo una bomba de sangre, pero nada está más alejado de la realidad. Para los antiguos egipcios el corazón era un órgano de la verdad. El corazón es capaz de decir la verdad sobre cómo nos sentimos o si lo que pensamos es cierto o equívoco. Cuando mentimos, por ejemplo, nuestro corazón se acelera. De hecho, el corazón humano tiene neuronas, similares a las del cerebro, y el corazón y el cerebro están interconectados, creando un todo emocional simbiótico. El cerebro humano no es la única fuente de emociones. El corazón y el cerebro trabajan juntos en la producción de emociones.
El corazón humano está adquiriendo cada vez mayor relevancia en el ámbito del conocimiento. El revolucionario Instituto HeartMath, que trabaja desde los años 1980’s, realizó experimentos sumamente relevantes hace dos o tres años. Fue así como el corazón empezó a tomar relevancia como el órgano más importante del cuerpo humano, incluso superando al cerebro.
De acuerdo a las investigaciones del Instituto HeartMath, el campo electromagnético que proyecta el corazón humano hacia fuera puede llegar hasta una distancia de cinco metros. El cerebro también tiene un campo electromagnético, pero es mucho más pequeño. Esto es muy importante porque la información y la energía se transmiten a través de esos campos electromagnéticos toroidales. Esas es la forma que tiene el corazón de enviar información primero al ADN humano y después a todos los sistemas del cuerpo (endocrino, linfático, circulatorio, digestivo, etc.). El corazón también transmite información al lóbulo frontal del cerebro, y lo más curioso es que el envía información con una anticipación de 4.5 segundos. El corazón puede anticiparse a lo que va a pasar, antes que el cerebro. Y del corazón depende toda la salud física y psicológica del ser humano.

La coherencia cardiaca
Todo ser humano debería buscar lo que el Instituto HeartMath llama “la coherencia cardiaca.” De ella depende que la información que el corazón transmite a través de su campo electromagnético sea una información coherente. La coherencia cardiaca se logra gracias a las emociones coherentes (que no es necesariamente lo mismo que emociones negativas o positivas). Cuando el corazón recibe emociones coherentes transmite información coherente a través de su campo electromagnético. Al transmitir información coherente, los sistemas del cuerpo funcionan de manera coherente; si se transmite información incoherente, los sistemas del cuerpo se vuelven incoherentes y el organismo puede enfermase tanto físicamente como mentalmente. El ser humano no puede darse el lujo de tener emociones caóticas e incoherentes.
“El corazón debe experimentar emociones coherentes, pues sus campos electromagnéticos afectan de manera directa el ADN y todas las células de todos los sistemas fisiológicos. Por ello es necesario abandonar el ego y sus negatividades o exaltaciones caóticas y vibrar con emociones coherentes buscando la coherencia cardiaca (o resonancia) para poder comunicarnos de manera eficiente.” (Carlos Delfino en Libre Conciencia)
El campo magnético del corazón está acoplado a campos de información que no están limitados a las clásicas barreras de tiempo y espacio. Estas evidencias vienen de rigurosos estudios experimentales que investigan la hipótesis de que el cuerpo recibe y procesa información acerca de eventos futuros antes que estos realmente sucedan. Los resultados de dichos estudios proveen sorprendentes datos que muestran que tanto el corazón como el cerebro reciben y responden a pre-estímulos de información acerca de eventos futuros. Además, hay indicaciones de que el corazón recibe información intuitiva antes que el cerebro y que el corazón envía diferentes patrones y señales al cerebro, y así lo determina.

La coherencia cardiaca y el universo interconectado
De todas las teorías científicas del universo que emergieron del siglo XX, la más relevante —y útil al ser humano— es la que dice que todo el universo está interconectado y en coherencia. Coherencia implica orden, estructura, armonía y alineación con y entre sistemas, ya sean átomos, organismos vivos, grupos sociales, planetas o galaxias.
La mayoría de las personas saben lo que es sentirse en estado de armonía o en un estado alterado. Cuando nuestro corazón, mente y cuerpo se encuentran en un sentimiento de unidad, logramos ingresar en un estado donde nos sentimos conectados no sólo con lo más profundo de nosotros mismos sino con los demás, incluso con la Tierra. Llamamos a este estado de conectividad interna y externa: coherencia.
Coherencia se refiere a la totalidad, donde el todo es más que la suma de las partes individuales. Para que un sistema funcione debe tener la propiedad de coherencia global, en este caso nuestros sistemas físico, mental, emocional y social. Sin embargo, la eficiencia de la energía y el grado de coordinación en las acciones de cualquier sistema puede variar ampliamente, saliendo del estado de coherencia.
Esto es justamente lo que el premio Nobel de química, Ilya Prigogine, llamó “sistemas alejados del equilibrio” estableciendo las leyes particulares de los mismos. Los seres humanos vivimos en uno de esos sistemas, también conocido como “la matrix” o “la cárcel del alma.” La buena noticia es que se puede escapar de este sistema y también se pueden lograr cosas tan maravillosas e inconcebibles para el paradigma materialista-mecanicista, que eso sería un peligro para la élite global que controla este sistema.

¿Por qué la medicina occidental aún no reconoce el conocimiento de la emoción coherente del corazón?
La medicina tradicional occidental no acepta este conocimiento por encontrarse anclada al paradigma mecanicista-materialista en que la ciencia tradicional se fundamenta. Esto lo saben bien los biofísicos experimentales que trabajan en el nuevo paradigma científico cuántico-holográfico, que es un paradigma que concluye —de manera científica— que la materia no existe en sí, sino que es energía de baja densidad. Para la ciencia cuántica, todo es energía, y debe abordarse como tal. Y el hecho que todavía sigamos anclados en la inercia del viejo paradigma mecanicista de la materia se debe a que las élites que controlan el planeta lo siguen promoviendo como vehículo para impedir que el ser humano pueda dar el salto cuántico que permita la ascensión de la conciencia.

http://www.mentealternativa.com

¿Por qué es importante saber de lo que se trata una Iniciación en Reiki?

La iniciación en Reiki es un tema un poco controvertido, la mayoría de los alumnos no sabe en qué consiste, y la mayoría de los maestros no lo explicamos correctamente, y es, en realidad, lo más importante de un curso de Reiki, sin eso, no podemos canalizar la energía universal, voy a intentar explicar aquí en qué consiste y porqué es necesaria.

Al iniciarme en mi primer nivel, entendí el porqué de que un Maestro deba iniciarte, y aprendí también qué es una iniciación.

En primer lugar, el sentido de una iniciación es abrir los canales energéticos (canal central sushuma y chakras menores de las manos para poder canalizar la energía universal) y elevar el nivel de vibración del estudiante para poder estar en sintonía con la energía Reiki y así poder transmitir dicha energía, es parecido a como funciona la radio, hay un aparato receptor/emisor, que capta una sintonía y transmite lo que vibra (música o palabras) en ese rango vibracional, mueves el dial para colocarte en la sintonía, pues así ocurre con Reiki. El Maestro sintoniza al alumno, para que pueda captar la energía universal, que ésta pase por el canal central y salga a través de las manos hacia el receptor.

Pero ¿Por qué necesitamos un Maestro para esto?, el origen de Reiki es Tibetano y los monjes tibetanos transmiten su sabiduría a través de iniciaciones, (cambios en la vibración de los estudiantes) ¿para qué?, para acelerar el proceso, es decir, en realidad una iniciación o sintonización no tiene por qué ser hecha por un Maestro, cualquier persona que dedique un mínimo de tiempo diario a Yoga o Meditación durante un periodo suficientemente largo (4-5 años) consigue abrir estos canales y ser un transmisor de Reiki, pero un Maestro, además de hacer esa apertura en un sólo día, transmite los conocimientos y la práctica necesaria para el desarrollo y buen aprovechamiento de la técnica.

Cada iniciación, es decir, cada cambio de nivel en Reiki desde el nivel I (el despertar) hasta la Maestría (Sensei) es una elevación y apertura mayor de los canales, que se produce a nivel energético instantáneamente pero que a nivel físico tarda un poco más, ¿por qué ocurre esto? Porque nuestros cuerpos sutiles conectan enseguida con la vibración sutil, pero nuestro cuerpo físico, hecho de materia, es decir, energía vibrando a un nivel más denso, necesita más tiempo para alcanzar un nivel de vibración alto y llegar a su capacidad total de transmisión de energía. De ahí la necesidad de un mínimo de 21 días para conseguir igualar la vibración energética y física y aprovechar al máximo la capacidad de canalizar.

Pero hay más, para que haya un cambio de nivel adecuado y el cuerpo tanto físico, como energético, se encuentre listo y preparado para la siguiente iniciación, es decir, subir de nivel, necesita tiempo, tiempo para asimilar los cambios que produce esta nueva vibración, tanto en el interior como en lo exterior, nuestro entorno.
Esto ocurre porque atraemos lo que vibramos, si al elevar nuestro nivel vibracional, dejamos de vibrar y resonar con determinadas personas, situaciones, o incluso pensamientos, este proceso necesita un tiempo para ser aceptado a nivel mental y emocional, a la vez que físico y poder deshacernos de todo ello sin que sea traumático. ¿Cuánto tiempo?, pues el que cada uno necesite, por regla general los Maestros ponemos unos plazos mínimos entre uno y otro nivel, si nos tomamos esto seriamente, claro, pero hay personas que están listas en tres meses y otras tardan años, no se puede forzar, y ningún Maestro debe hacerlo.

Pero, ¿Qué ocurre realmente a nivel físico en una iniciación?, para explicarlo tenemos que hablar de la glándula Pineal.

La glándula pineal, o epífisis a nivel estrictamente fisiológico, es una pequeña glándula endocrina justo en el centro del cerebro de los vertebrados, es un poco mas grande que un guisante y su nombre se debe a que parece una piña, cuya función es enviar hormonas (órdenes) a otras glándulas del organismo para que éste funcione correctamente, además de regular nuestro reloj biológico.
A nivel energético citaremos a Descartes para expresar su importancia en nuestra evolución humana. Él decía que era el “principal asiento del alma” y lo veía como el tercer ojo, y Chico Xavier decía que “Esta glándula rige los fenómenos nerviosos de la emotividad y las emociones, es un órgano de elevada significación en el cuerpo etéreo. Desata, en cierto modo, los lazos divinos de la naturaleza en busca del perfeccionamiento del alma, y deja entrever la importancia de las facultades creadoras que se le han conferido a la criatura humana.”
Su función mas importante es ser el receptor de las energías mentales que provienen de dimensiones superiores, si está abierta y receptiva, de ahí la importancia de la iniciación, ya que se activa esta glándula, y se insertan en ella los símbolos de Reiki adecuados (estos símbolos son antenas que nos conectan con vibraciones superiores) y además promueve la intuición. Nos conecta, como vemos, con otros planos y nos hace recibir información de esas otras dimensiones.

Así pues, si decides iniciarte en Reiki ahora tendrás más claro el porqué de este sistema, y si ya estas iniciado y nunca te lo explicaron espero habértelo aclarado.

Carmen Cid Díaz

Nuestras emociones se ocultan en la espalda

Las emociones y sentimientos reprimidos pueden causarnos enfermedades como gastritis o úlceras, pero también dolor de espalda. Esto está probado por estudios que concluyen que las emociones afectan a los dolores crónicos de espalda, y también dicen que en la zona frontal y en el núcleo del cerebro, es donde se crea el grado del padecimiento y su progreso.
Empezaremos por determinar, que la columna vertebral en sí misma, representa simbólicamente “el soporte que sentimos en la vida”. La forma en que nos sentimos fuertes, comprendidos, apoyados por la familia, apoyados por los amigos, etc. La columna vertebral es físicamente, el soporte de todas las cargas físicas y emocionales, es el pilar de nuestra existencia, no sólo por su función estructural, sino por lo que ella recubre y protege, nuestro sistema nervioso.
A través de la columna, el cerebro controla todos los movimientos físicos, psíquicos y biológicos, ordena y recibe mensajes de las diferentes partes del cuerpo. Esta información circula por los meridianos, la médula y los nervios de la espalda, principalmente. Se ha descubierto, que el dolor que provoca las lesiones, estaría relacionado con el estado emocional del cerebro. Nuestra actitud y pensamientos pueden determinar diferentes estadios de dolor.
La biodescodificación, relaciona las molestias de la espalda y sus síntomas con emociones bloqueadas, con emociones y sentimientos no conscientes. Muchas enfermedades (Síntomas), están relacionadas con la espalda, muchas de ellas, provocadas por pequeños desplazamientos de las vértebras que oprimen los nervios que sustentan nuestros órganos y distintas partes del cuerpo, o por desgaste de las mismas, traumatismos, etc. Pero sea cual sea el síntoma, es debido a una emoción, y dependiendo del grado de conflicto emocional, es la cantidad de dolor que se presenta.
Los estados emocionales también pueden afectar al resto de nuestro cuerpo, aunque en la espalda le generaran un trabajo extra, aquejando la respiración, impidiendo que entre el suficiente aire para mantener la fuerza necesaria. El estrés castiga nuestro estado físico y emocional, nos produce impotencia muscular, orgánica y hasta mental. La musculatura que cubre la parte superior de nuestra espalda indica como nos sentimos, si estamos contentos el cuello estará derecho, nuestro semblante relajado, y sin tensiones, pero si estamos tristes, nuestra mirada se dirigirá al suelo, igual que el cuello y la cabeza que se inclinarán hacia adelante.
También nos sentiremos cansados y desanimados, sin ninguna causa aparente, esto está provocado porque respiramos mal, y no tenemos la energía suficiente para actuar. La musculatura estará rígida, y la circulación sanguínea será lenta, tendremos dolor de cabeza, la vista cansada y el sistema digestivo con molestias.

Las Vértebras cervicales
Se relacionan con la comunicación y como afrontamos la vida. Representan nuestra flexibilidad para cambiar, para superar, para enfrentar lo que se vive. Un dolor en el cuello indica negación, rigor, y obstinación. Así que pregúntate, qué tan flexible eres o qué tan terco eres. Entre más seas obsesivo por hacer las cosas a tu manera y a tu modo y entre más te niegues a cambiar o a hacer cosas diferentes o a hacer las mismas cosas de manera diferente, más te dolerá el cuello. Y si amaneces con dolor en el cuello, no es que hayas dormido en mala posición, es por aquello que vienes pensando hace tiempo o unas horas antes en donde interviene tu necedad por no “cambiar en algo”…
Si el dolor de espalda, ocurre al nivel de los hombros, significa que existe una falta de apoyo emocional por parte de tus seres queridos. Te sientes sólo en ese importante proyecto, te sientes sin apoyo para hacer algo, necesitas amor y abrazos que te motiven. En el momento en que tu seguridad crezca y no necesites la aprobación de los demás, adiós dolor. Tú puedes.
Las Vértebras dorsales
Son las vértebras a la altura del pecho, pero obviamente en la parte posterior. El dolor en estas vértebras, provoca que nos inclinemos hacia adelante, como si cargáramos un gran peso en la espalda. Estas vértebras suelen doler cuando nuestra vida diaria está llena por responsabilidades que no queremos, que no aceptamos. Y puede ser tan simple como lavar los platos, planchar o cualquier actividad que “no nos gusta”. O puede ser cargar con la responsabilidad de mantener a toda una familia, cuidar de alguien, realizar un trabajo que no nos complace.
Cuando te duelan estas vértebras, pregúntate qué estás haciendo que no te gusta o con qué responsabilidad estás cargando que no aceptas ni disfrutas. La parte central de la espalda, digamos entre el pecho y el ombligo, pero en la parte posterior, representan la culpa. Son las vértebras más pequeñas y menos flexibles de nuestra espalda. Los dolores en dichas vértebras, pueden deberse a angustia, estrés, inquietud, ansiedad, tristeza, pero sobre todo de culpabilidad por algo que hemos hecho o hemos dicho.
Cuando te duelan estas vértebras, pregúntate en qué te has comprometido sin quererlo o por qué te preocupas más por los demás que por ti. ¿Te comprometiste a cuidad a tus sobrinos cuando en realidad querías ir a cortarte el cabello? Cosas tan simples como este ejemplo, pueden hacer que duela la parte media de la espalda, ya imaginarás un compromiso mayor. O una culpa mayor.
Las Vértebras lumbares
Estas vertebras van desde tu cadera hasta tu coxis, esas que representan tu verdadera esencia y aquello que no puedes negar. Esta zona representa tu voluntad y tu equilibrio y hasta tu vida espiritual, tu verdadera naturaleza está determinada por esta zona. Tu puedes andar por la vida diciendo que vives en paz, que nada te preocupa, que tu vida es perfecta y feliz, pero de pronto, viene un dolor en esta parte que te dice: “la verdad es esta….” Necesitas preocuparte menos por el dinero… Necesitas moderación en tu vida sexual…. Necesitas vivir en equilibrio…. Necesitas tener fe….
Cuando hay dolor en esa zona, hay inflamación, y muchas veces se confunde con dolor de riñones, pero emocionalmente y en una gran mayoría de los casos, tener un dolor en estas vértebras, significa: “estoy gastando mucho dinero y me preocupa acabármelo”. Y cuando ya sentimos “piquetes”, es que nuestro miedo a quedar “pobres” es realmente grave.
Así que cada vez que sientas dolor en esta zona, además de analizar si realmente tu vida es tan buena como la pintas, piensa qué fue lo último que compraste o en qué gastaste que te hizo sentir que estabas “gastando mucho”. El simple hecho de tomar conciencia de que el dinero viene y va y que llegará más y que por gastado en “aquello” no quedarás pobre, te anulará el dolor.
Por eso la espalda es la zona de la fe, de tu esencia, porque debes confiar en que el universo proveerá y que jamás faltará.
-Elizabeth y Edgar Romero

Cuando enfermamos por lo que NO decimos

La enfermedad puede ser un mensaje del cuerpo, que a veces es producida por un bloqueo emocional que nos advierte que no vamos en la dirección correcta, manifestándose en el cuerpo a través de los síntomas. Para vivir plenamente, siempre es una buena idea aprender a escuchar lo que nosotros mismos decimos de nuestro cuerpo y de nuestras emociones.

Todos les damos forma a nuestras experiencias a través del filtro de nuestros pensamientos. De ellos nacen muchas de nuestras emociones: habitualmente positivas cuando analizamos la información ajustadamente y negativas cuando formamos nuestros pensamientos de manera errónea. Experimentar el segundo tipo nos produce bloqueos emocionales, que se traducen en malestar psíquico y físico.

La verdadera revolución empieza dentro de nosotros mismos

Dime que te duele y te diré lo que necesitas decir

Nuestro cuerpo es sabio y habla, por eso hay que aprender a escuchar qué es lo que nos quiere decir, para, desde ahí, ir a la situación que nos genera malestar y sanarla. De acuerdo con la parte del cuerpo donde se presente el signo, habrá una explicación emocional para el mismo. Estudios médicos han confirmado que podemos prevenir o bien, sanar, si identificamos la situación o los sentimientos que nos bloquean a nivel emocional.

El dolor de cuello representa lo que no nos atrevemos a decir, el dolor en los tobillos el avance o la resistencia que mostramos a la hora de aceptar una

realidad. Los problemas estomacales hablan de la convivencia y de la habilidad para digerir las situaciones.
Otra parte del cuerpo que recibe muchas de nuestras emociones es la espalda. Según los expertos, las molestias en la parte baja de la espalda usualmente reflejan preocupaciones económicas o sensación de falta de apoyo, la parte de la espalda alta cuando presenta molestias nos dice que estamos cargando cosas que no nos corresponden.
Los problemas en los muslos están relacionados con lo que los demás esperan de nosotros. En el caso de las rodillas, está asociado con el orgullo. Si duele la frente, se relacionado con la manera en la que enfrentamos el mundo. Los problemas del corazón son relacionados con problemas emocionales básicos, de afectos primarios.
Las palabras que no decimos se transforman en frustración.

El resentimiento y las enfermedades físicas

Nuestra vida no es más que un reflejo de nuestro estado mental, si en nuestra mente hay paz, armonía y equilibrio, entonces nuestras vidas serán ser armoniosas, pacíficas y equilibradas. En cambio si nos dominan los pensamientos desajustados, negativos, vengativos nuestra vida será desequilibrada y en ese desequilibrio aparecen las enfermedades físicas.

El resentimiento es un sentimiento que enquistado y agravado puede acabar produciendo rencor. Estas sensaciones pueden causar desde una ligera molestia temporal a un profundo malestar que puede dificultar o imposibilitar las relaciones con la persona que nos ha ofendido. Sentir resentimiento, altera a nivel físico nuestro sistema inmunológico, lo que nos hace mucho más vulnerables a enfermedades comunes, como una gripe o un herpes.

La rabia o el resentimiento crónico son considerados un factor de riesgo para padecer alguna cardiopatía. Carsten Wrosch, de la Universidad de Concordia (Canadá), analizó la relación entre el resentimiento y la calidad de vida.
Cuando esta emoción se abriga por demasiado tiempo, predice patrones de desregulación biológica, un impedimento fisiológico que afecta al metabolismo, las respuestas inmunes y las funciones de los órganos y de enfermedades físicas.

Cuando pensamos una cosa y decimos otra, sentimos una cosa y hacemos otra, no somos coherentes con nosotros mismos, por miedo al rechazo, al abandono, a la crítica, o al juicio, y de esta manera se producen los desequilibrios emocionales que nos llevan a enfermar.

Lo que no decimos es nuestra asignatura pendiente

De la página Paradigma Terrestre